• Lic. Adriana Guraieb

Cábalas insólitas y por qué nos ayuda creer que funcionan - Lic. Adriana Guraieb

Para los cabuleros, seguir un ritual es fundamental para el triunfo de la Selección. Expertos explican que estas creencias bajan la ansiedad.

Falta menos de una semana para el inicio del Mundial Qatar 2022 y ya entramos en temporada alta de emociones. En cada partido, la magia del fútbol se vestirá de cábala para muchos aficionados que desde temprano repetirán caminos, vestuario o comidas para asegurar el triunfo de la Selección argentina.


Es que para ellos, más allá de los jugadores o de la estrategia del director técnico, es igual de importante, por ejemplo, sentarse en la misma silla que en el partido anterior. Entienden que la pelota puede moverse al compás del talento de quien la patea o ser manipulada por ascendencia de poderes invisibles.


Para Adriana Guraieb, psicoanalista miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), funciona porque nosotros mismos le damos el poder. “La cábala hunde sus raíces en el pensamiento mágico infantil. Implica que se puede modificar el mundo exterior mediante el pensamiento y sirve para encontrar explicaciones a ciertos eventos. En los adultos, el pensamiento cabalístico también puede servir para reducir la ansiedad".

Cábalas bajo la lupa

Cábala deriva del latín cabbala, y esta a su vez del hebreo qubbalah. Las qubbalah eran doctrinas, supuestamente recibidas de Moisés, que permitían develar secretos de poder mágico basados en significados ocultos de la Biblia. La Cábala judía ejerció una poderosa fascinación en los cuentos de Borges y atraviesa el texto “19 de septiembre de 1971” de Roberto Fontanarrosa, donde un personaje era "la cábala" necesaria para un triunfo épico de Rosario Central.

Estas acciones repetitivas que naturalizamos, muchas veces pueden resultar lúdicas, pero también pueden convertirse en una pesadilla. “Puede ser motivo de acercamiento con aquellas personas que coinciden o empatizan con dichas creencias. De lo contrario, habrá situaciones ríspidas, incómodas, violentas y pueden terminar en rupturas vinculares”, evalúa Guraieb.

Entradas Recientes

Ver todo