• Lic. Adriana guraieb

Amistad por hora: cuando se paga para salvar las apariencias

Tener amigos hace a una imagen positiva. De aquí que la moda desopilante (y el negocio) de alquilar amigos para compartir un evento, ir al cine, sacarse una selfie y ganar corazones en las redes tenga tanto éxito en el mundo. Todo bien con aparentar, pero ¿y los sentimientos? ¿Qué hay de la amistad verdadera?

...

DETRÁS DE ESCENA. Polémicos, desconcertantes, ¿deprimentes? Casi un síntoma de época, los sitios de alquiler de vínculos impostados tienen montones de postulantes y clientes deseosos de intercambiar confianza, empatía y escucha por unos cuantos dólares. Para los analistas de nuestras emociones y comportamientos el fenómeno no pasa desapercibido. ¿Será que estamos más solos que nunca?, ¿defendemos la libertad de vivir como se nos antoja pero no nos bancamos el qué dirán?.

De algún modo, analiza la psicóloga de la Asociación Psicoanalítica Argentina, Adriana Guraieb, el dinero puede transformarse en una condición de inicio de un vínculo genuino. El intercambio de prestaciones inicial (unos buscan trabajo, otra presencia) puede transformarse. El problema, dice Guraieb, es cuándo el "deber ser" toma el poder absoluto y nos empuja a montar escenas desopilantes (aunque verosímiles) solo para complacer a otros.

A veces la presión social es alta: "que a los 30 años tenés que tener carrera, una pareja, una casa y los hijos. Te tiene que ir bien y ser emprendedor. Alquilar un amigo puede ser solo un paliativo muy momentáneo para salir de una situación que nos genera incomodidad y nos aleja de lo verdaderamente importante: intentar ser quienes somos, fortalecer nuestra autoestima, independencia emocional, autonomía y respeto. Liberarse de los mandatos nos dignifica y fortalece".

Amor líquido, diría el sociólogo polaco Zygmunt Bauman, término que creó para definir la fragilidad de los vínculos en estos tiempos posmodernos. ¿Relaciones sin solidez, ni calidez, cada vez más fugaces, superficiales y étereas y con menos compromiso?

FRIENDLY. Intercambiar dinero por afecto es la propuesta de las webs que promueven el alquiler de vínculos.

PONÉ PRECIO. Alquilar compañía cuesta entre US$ 10 y US$ 50, pero los honorarios se terminan de definir antes del encuentro.

Para ver la nota completa ingresar en:

https://www.infobae.com/parati/news/2018/01/24/amistad-por-hora-cuando-se-paga-para-salvar-las-apariencias/

© 2020 Todos los derechos reservados para Lic. Adriana Guraieb

Diseño y desarrollo: iMNi Marketing